Una semana de mucho aprendizaje.

Pese a la situación actual que estamos viviendo, respetando las medidas sanitarias, desde ELIN seguimos con actividades.

Esta pasada semana ha sido muy interesante y hemos aprendido un montón. Recibimos la preciosa visita de Irene, voluntaria de Elin desde hace ya muchos años.

De martes a viernes hicimos varios talleres formativos en los que aprendimos, compartimos y disfrutamos mucho.

El martes y el miércoles comenzamos haciendo una dinámica para introducir este taller al que llamamos: «África, ¿rica o pobre)».

Tras la dinámica comenzó el debate en el que hablamos sobre qué es un recurso natural, qué recursos conocemos y cuáles hay en los países de los que venimos.

Gracias a un mapa, pudimos ir identificando los diferentes países de este gran continente y hablando de aquellos recursos que poseen.

Nos parece interesante compartir algunas de las ideas con las que concluimos:

  • África es rica pero está explotada por occidente.
  • Existen Gobiernos africanos corruptos que se benefician.
  • Los africanos y africanas conocen las riquezas de sus países pero no tienen acceso a ellas. Existe mala distribución de la riqueza.
  • Los activistas que defienden al continente y sus riquezas son perseguidos.

Continuamos con más dinámicas en las que pudimos trabajar y debatir entorno a… Si África es rica ¿por qué decimos que es pobre/que está empobrecida? y hablamos sobre la explotación de los recursos, la desigualdad del reparto, la explotación y la expropiación.

El jueves hicimos un taller llamado: «¿Cuál es mi rol?» , taller centrado en la reflexión sobre los roles de género.

Nos dividimos por grupos según nuestro origen y debatimos sobre los roles entre hombres y mujeres describiendo las tareas y responsabilidades diarias.

Una vez en el debate nos centramos en reflexionar sobre las cargas y los roles que desempeñamos en nuestra sociedad, con la gente que nos rodea. Nos preguntamos… ¿hay diferencias en la carga de trabajo entre hombres y mujeres? ¿hay diferencias económicas? ¿es trabajo también? ¿pensamos que es posible intercambiar las tareas?

¡Fue muy interesante y nos quedamos con ganas de seguir profundizando!

Por último, el viernes, hicimos una salida por la Ciudad. ¡Nos convertimos en turistas! Recorrimos: El Parque de la Argentina, Las Murallas reales, la Plaza de la Constitución, la Plaza de los Reyes, la Plaza del Ceuta Center para ver los escudos de las diferentes ciudades españolas…

Murallas Reales
Plaza de la Constitución

Ha sido una semana en la que hemos disfrutado mucho pero sobre todo, hemos aprendido unas de otras, hemos compartido desde el respeto a la opinión de las demás. Hemos sido más familia.

¡Gracias a todas las personas que habéis formado parte!

SUMANDO FUERZAS EN LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Hoy se hace pública la participación de la Asociación ELIN en End Pushback Partnership.
Junto a otras 9 organizaciones de 11 países europeos, formamos este colectivo que tiene como objetivo denunciar las devoluciones ilegales en frontera y la violación de Derechos Humanos que en éstas suceden.
La plataforma demanda a la Comisión Europea que desempeñe un papel más decisivo en exigir responsabilidades a los Estados miembros y que garantice la inclusión de mecanismos de solidaridad más fuertes en el Nuevo Pacto sobre Migración.
Cada vez más existe una necesidad urgente de realizar una acción coordinada y conjunta ante las devoluciones ilegalesque se están dando como consecuencia de una política migratoria y de asilo insuficiente para dar respuesta a la situación actual.
End Pushback Partnership
Otra prueba de ello la hemos leído hoy en las noticias sobre el nuevo vallado que se está instalando en Ceuta para sustituir al anterior con “elementos menos lesivos”. Mientras, en el lado marroquí, se han incrementado la colocación de concertinas, se han abierto nuevas zanjas y se han establecido campamentos fijos de vigilancia. Sin olvidar la reciente renovación del vallado del Puerto de Ceuta que ha incorporado nuevos mecanismos para aumentar el control al acceso a dichas instalaciones.
Es por ello que desde ELIN vemos fundamental participar en este tipo de iniciativas que permiten visibilizar y denunciar las consecuencias de políticas migratorias injustas para defender la dignidad y los derechos fundamentales de todas las personas.

ENCUENTRO SIN FRONTERAS 2020

Los veranos en ELIN se llenan de nuevas risas, de miradas curiosas, de bailes, de intercambio, de conversaciones que mezclan diferentes lenguajes, culturas y pensamientos, de personas que se conocen por primera vez y que solo quieren compartir su tiempo desde el respeto y la igualdad.

Este año parecía que no iba a haber verano. La COVID-19 ha trastocado la vida que llevábamos hasta ahora, pero no nos ha quitado las ganas de continuar y seguir con nuestros propósitos.

Estamos aprendiendo a adaptarnos a las circunstancias y, si para ello, tenemos que dar un rodeo, lo vamos a hacer. Así que eso es lo que hemos hecho.

Durante unos días nos hemos vuelto a reencontrar personas que ya formamos parte de la familia ELÍN y, sin perder el espíritu de los Encuentros Sin Fronteras, hemos podido compartir conocimientos y experiencias entre nosotros para seguir aprendiendo sobre igualdad y feminismo, sobre la ecología y medio ambiente y los movimientos afro y el panafricanismo.

Siempre respetando las medidas de seguridad y prevención, se han continuado con las clases de castellano que se retomaron desde finales de mayo, se han realizado actividades al aire libre en la ciudad como las visitas al Parque San Amaro, el Mirador de San Antonio o el Mirador de Isabel II. Por supuesto no faltaron los encuentros al final del día que nos permitieron forjar los lazos de fraternidad.

Sin lugar a dudas, una muy especial para quienes se encuentran en Ceuta como para que los veníamos de la Península fue el Círculo del Silencio.

Después de 5 meses, se pudo retomar esta actividad tan necesaria para visibilizar y denunciar la situación de las personas migrantes y refugiadas en este enclave en el norte de África como del Estado español.

Hubo tiempo para reencuentros, celebraciones y despedidas. Hubo tiempo para escuchar, reflexionar y hablar. Hubo tiempo para querer y ser queridas. Hubo tiempo para compartir.

Este año, sin lugar a dudas, fue un encuentro sin fronteras. No sólo por derribar las fronteras invisibles que se han creado para separarnos y evitar ver y valorar la riqueza de los demás, sino porque también se derribo la frontera del miedo y se ha convertido en respeto a una enfermedad con la que convivir con sentido común.

Este año ELIN fue, más que nunca, oasis de paz, respeto y fraternidad.