CIRCULO DE SILENCIO DE FEBRERO.

CÍRCULO DEL SILENCIO – FEBRERO 2020

Una vez más, en este círculo de silencio del mes de febrero queremos recordar el dolor, el sufrimiento, el miedo, la tristeza, la soledad, la incertidumbre y la muerte; pero también la esperanza, la ilusión y los sueños de todas las personas que un día emprendieron un viaje en busca de un futuro más digno.

Sentimos rabia, impotencia, pena, tristeza al pensar que por el simple hecho de querer alcanzar una vida mejor, muchos de nuestros hermanos y hermanas caen sin poder levantarse nunca, que muchos pasos quedan enterrados sin ni siquiera haber empezado, que muchos sueños son arrastrados al fondo del mar, que muchos gritos de BOZAAAA nunca se escucharán.

Muchas son los motivos que nos llevan a salir de nuestra casa pero ninguno de ellos es encontrar la muerte cuando luchamos por alcanzar nuestros sueños.

MIGRAR ES UN DERECHO Y NADIE DEBERÍA PERDER SU VIDA INTENTANDO SALVARLA.

MIGRAR ES UN DERECHO Y NADIE DEBERÍA ARREBATARNOSLO.

Hoy recordamos a nuestros hermanos que perdieron su vida el 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal. Su recuerdo nos anima a seguir luchando para que en las fronteras se reconozca y se respete la vida de las personas migrantes y refugiadas.

Hoy recordamos a quien quiere olvidar, a quien no quiere ver, a quien no quiere escuchar que seguiremos viniendo cada segundo miércoles de cada mes hasta que no dejemos de ver muerte, violencia, impunidad y vulneración de los Derechos Humanos en nuestras fronteras.

Porque frente a vuestros muros, nosotros construiremos puentes de solidaridad y respeto.

CERCLE DE SILENCE – FÉVRIER 2020

Dans ce cercle de silence du mois de février, nous voulons rappeler la douleur, la souffrance, la peur, la tristesse, la solitude, l’impuissance et la mort, mais aussi l’espérance, l’illusion et les rêves de toutes les personnes qui un jour sont partis pour chercher un avenir plus digne.

Nous ressentons de la tristesse, de l’impuissance, de la peine en pensant que beaucoup de nos frères et sœurs tombent sans jamais pouvoir se relever, que nombreux pas sont enterrés sans même avoir commencé, que beaucoup de rêves sont au fond de la mer, que beaucoup de cris de BOZAAAA ne seront jamais entendus.

Il’y a beaucoup de raisons qui nous poussent à quitter notre maison, mais trouver la mort n’est pas aucun quand nous luttons pour réaliser nos rêves.

LA MIGRATION EST UN DROIT ET PERSONNE NE DEVRAIT PERDRE SA VIE EN ESSAYANT DE LA SAUVER.

LA MIGRATION EST UN DROIT ET PERSONNE NE DEVRAIT L’EXERCER.

Aujourd’hui nous pensons à tous nos frères qui on perdu leurs vie le 6 de février de 2014 à la plage du Tarajal. Son souvenir nous encourage à lutter pour que la vie des personnes migrants et des réfugiés soit reconnue et respectée aux frontières.

Aujourd’hui, nous rappelons qui veut oublier, qui ne veut pas voir, qui ne veut pas entendre que nous continuerons à venir chaque deuxième mercredi de chaque mois jusqu’à ce que la mort, la violence, l’impunité et la violation des droits de l’homme à nos frontières disparaissent.

Devant vos murs, nous construirons des ponts de solidarité et de respect.

«FRENTE A VUESTROS MUROS, CONSTRUIMOS PUENTES»

El pasado sábado 8 de febrero de 2020 tuvo lugar la VII MARCHA POR LA DIGNIDAD.

Marcha que se repite desde hace 6 años, después de aquel 6 de febrero de 2014 que marcó un antes y un después en nuestra frontera sur para pedir justicia y respeto a las víctimas y a sus familias.

La familia ELIN ha vivido un fin de semana muy intenso y emotivo. Desde el jueves comenzaron a llegar personas que se desplazaban de distintos puntos de la península para asistir a esta séptima marcha.

Foto: Javier Baeza.

Desde Madrid, Valencia, Irún, Sevilla, Tánger, Barcelona, Cádiz, Irún… llegaban para compartir esa cena tan especial del viernes en la que cogíamos fuerzas para un sábado que iba a ser muy intenso.

Amanece el 8 de febrero, día muy ansiado para todas nosotras, entre bocadillos y pancartas. La casa era un hervidero de gente que llegaba dispuesta a dejar sus fuerzas y su voz por una misma causa.

Foto: Teresa Palomo

Comenzamos la jornada en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Ceuta, jornada dividida en dos bloques: Los muros y los puentes.

Patuca volvió a emocionar a un salón abarrotado de gente contando la situación del caso ante los tribunales.

La Asociación Pateras de la Vida explicó su labor en el país vecino y la situación que vivían los migrantes en tránsito.

Y para terminar el primer bloque, llegó el Teatro Sin Papeles con su obra «BOZA».

Foto: Teresa Palomo.

Fueron capaces de contagiar al salón entero con su actuación: emociones, lágrimas y risas que nos levantaron a todos al grito de «BOZA, BOZA».

A continuación, se comenzó la parte de LOS PUENTES. En una mesa cargada de testimonio de HOSPITALIDAD.

Gracias a Paula, Marie y Susana, voces llenas de acogida y fuerza que nos inspiran para construir puentes.

Dimos por terminada la jornada matinal y salimos a la Plaza de África para comer y seguir forjando relaciones.

Alrededor de las 15:15h de la tarde comenzamos la VII MARCHA POR LA DIGNIDAD que recorría algo más de 3 kilómetros hasta la Playa del Tarajal haciendo un eco que dejaba huella:

«Tarajal, ¡No olvidamos» – «A nuestros compañeros, vivos los queremos» – «No más muertes en las fronteras» – «Derechos humanos, para todas» – …

Foto: Teresa Palomo

Alrededor de unas 400 personas infatigables hicieron de una manifestación un encuentro cargado de energía, solidaridad y ganas de construir en positivo.

Foto: Teresa Palomo
Foto: Teresa Palomo
Foto: Javier Baeza

Llegamos a la Playa del Tarajal, lugar donde, al menos, catorce personas murieron esa madrugada. Intentaban llegar a Europa y lo que recibieron fueron pelotazos de goma y gases lacrimógenos cuando luchaban por no ahogarse en el mar. Buscaban otra vida y encontraron la muerte.

Foto: Teresa Palomo

Recordamos, uno a uno, los nombres de las personas cuya muerte aún está IMPUNE: Larios, Yves, Samba, Daouda, Armand, Luc, Roger, Youssouf, Ousmane,Keita, Jeannot, Oumarou, Blaise y por otro compañero cuyo nombre desconocemos.

Foto: Teresa Palomo

Guardamos un minuto de silencio por todos ellos y por todas las víctimas de las fronteras.

Foto: Teresa Palomo

Continuamos con la lectura del manifiesto en español, francés y dariya.

Foto: Antonio Sempere
Foto: Antonio Sempere
Foto: Teresa Palomo

El punto final a la jornada lo volvió a poner Mía Fuentes con dos canciones que herizaron la piel y emocionaron a todas las personas allí presentes.

Foto: Teresa Palomo

Así dimos por finalizada esta VII MARCHA POR LA DIGNIDAD. En FAMILIA.

Foto: Javi Baeza

Encuentro de hospitalidad con el Colegio Sagrado Corazón

El primer contacto con una persona con la que nos encontramos por primera vez es un momento especial, único e irrepetible.

Solemos darle más importancia a otras cuestiones que al acto de la acogida. Y precisamente fue este tema sobre el que quisimos reflexionar conjuntamente con nuestros nuevos amigos del Colegio Sagrado Corazón de Córdoba.

Tuvimos la oportunidad de que cada uno expresara qué es la acogida y cómo poderla llevar a cabo expresándolo con diferentes símbolos que creamos entre todos. Una vez más quedó en relieve que no importa el origen, la raza, la religión o el género, la persona está por encima de todo ello y sólo cuando nos miramos como seres humanos despojados de cualquier etiqueta, somos capaces de acoger al otro y comenzar a crear ese espacio de relación que no tiene un lugar físico sino que se encuentra dentro de cada uno de nosotros.

La acogida es, por tanto, igualdad, amor, justicia, respeto, empatía, reconocimiento, escucha, generosidad, compartir, tiempo, hospitalidad, refugio, tranquilidad, aceptación, libertad, protección, cooperación, admisión. La ACOGIDA es LA PERSONA.

También hubo tiempo para que nuestros nuevos amigos pudieran conocer  un poco más cuál es la situación actual de la migración en España y más concretamente en Ceuta, para poder comprender cuál es la labor que se realiza desde Elín.

Todos, menores, jóvenes y adultos, disfrutamos de este intercambio intenso, lleno de emociones que culminó de la mejor manera posible: bailando. Porque bailando derrumbamos los muros que nos separan.

Por último queremos dar las gracias al grupo del Colegio Sagrado Corazón porque nos acogieron con la mirada limpia y el corazón lleno de alegría y amor.

¡OS ESPERAMOS PRONTO!

No más devoluciones en caliente

Hoy, por desgracia, una vez más, denunciamos la devolución en caliente de
dos personas en el puesto fronterizo de Benzú, en Ceuta, después de un
intento de entrada de 300 personas que fue impedido por la policía marroquí.
Una de las personas quedó encaramada sobre las concertinas.
La segunda logró bordear el espigón y entrar en Ceuta.

Las personas que no consiguieron entrar en territorio español fueron tratadas con brutalidad por las

fuerzas del orden de Marruecos causándoles heridas, según informaciones de vecinos del
pueblo de Belyounech. Algunos de ellos tuvieron que ser trasladados al hospital.

No nos cansaremos de recordar que la Convención de Ginebra prohíbe este tipo de prácticas ante la
posibilidad de expulsar a personas en necesidad de protección sin realizar
trámite alguno.
Es injustificable, según el derecho internacional humanitario, que España expulse a
seres humanos a Marruecos, país que vulnera sistemáticamente sus derechos, sin saber
si serán perseguidos por motivos de orientación sexual, identidad de género, motivos
políticos, o cualquier otra circunstancia recogida en el Estatuto de los Refugiados.
Pedimos coherencia al nuevo gobierno de coalición progresista quien criticaba al
anterior gobierno por estas devoluciones y que él mismo se comprometió a
eliminarlas.

Sin embargo, estas prácticas ilegales siguen sucediendo en las vallas de Ceuta y Melilla.

Denunciamos que España mantenga y mejore sus relaciones con países donde la
represión y el maltrato a las personas migrantes marca y, en ocasiones, acaba
con sus vidas.
Expresamos nuestro rechazo y exigimos al nuevo Gobierno que no siga realizando estas devoluciones
que vulneran los Derechos Humanos.

 

Fotos: El Foro de Ceuta

 

Primer Círculo del Silencio de 2020

Este miércoles frío de enero nos reunimos, una vez más, para condenar las situaciones injusticia en la frontera. 

Terminamos el año 2019 con más de 650 vidas perdidas buscando un futuro mejor. 518 personas desaparecieron en el mar. Más de 400 familias no conocen el paradero de sus seres queridos y la incertidumbre se adueña de sus vidas.

Tres días antes de empezar este año, nos sorprendió la noticia de que la Guardia Civil devolvió a Marruecos a 42 personas migrantes que se encontraban en la Isla de Chafarinas. Más de 300 organizaciones sociales en defensa de los Derechos Humanos nos hemos suscrito un manifiesto para condenar esta práctica ilegal que no respeta el Convenio Europeo de Derechos Humanos ni la propia ley española.

¿Hasta cuándo vamos a seguir denunciando estas vulneraciones de derechos?

También nos hacemos eco de la situación que viven los niños y niñas menores migrantes. En Melilla, la propia Consejería de Hacienda califica de «catástrofe humanitaria» la situación que viven en estos momentos en el Centro de la Purísima.  Centro que no reúne las condiciones necesarias y atenta gravemente contra la dignidad de los menores.

Sin políticas sociales, educativas y de empleo inclusivas, el futuro de estos niños y niñas queda condenado a la precariedad y la exclusión social. Queremos construir una sociedad justa e igualitaria, que apoye a estos menores y contrarreste el discurso de odio que criminaliza y estigmatiza.

Tal y como ha mostrado el pasado mes de diciembre la campaña de Save the Children en su campaña que invita a todas las personas y colectivos a mostrar públicamente su apoyo a estos niños con el mensaje: «Nos importáis, nos aportáis y os queremos con nosotros». Porque con nuestra implicación dejamos de ser cómplices de una Europa que da la la espalda a la acogida y a la dignidad de las personas. 

¡Que nuestro silencio sea el grito de todas y todos los que no han podido llegar para hacer escuchar su voz!

Navidad. Un tiempo para fortalecer los lazos que nos unen.

Pase el tiempo que pase, la Navidad en Elín siempre es especial.

El grupo de personas que se encuentra en ese momento es distinto al de años anteriores y del tiempo que vendrá. Para muchos de los voluntarios, que vienen a compartir esos días con nosotr@s, es su primer contacto con esta realidad. Pero lo que perdura, pese a la dureza de la situación que vivimos, es la esencia de Elín: la familia.

La familia es amor, es apoyo incondicional, es alegría, es el oasis donde recobrar fuerzas y continuar el camino de la vida, que nos ha llevado hasta encontrarnos aquí.

Entrar por la puerta de Elín es entrar en casa y encontrar a tu familia que te recibe con una sonrisa dibujada en un montón de lenguas.

Este año, el día de Navidad trajo regalos para todos después de divertirnos haciendo pruebas imposibles como que cuatro personas se subieran en una silla.

Y llegó el último del año lleno de deseos llenos de paz, de amor, de esperanza, de alegría que se convirtieron en abrazos y baile. Entre uvas y teatro, disfrutamos de las últimas horas del 2019.

Porque la Navidad en Elín es un tiempo donde la espiritualidad está presente de muchas formas que cada persona vive a su manera, siempre respetando al que se sienta a su lado, y que nos une un poco más si cabe.

 

 

Más que migrantes, somos personas.

Un año más, el día 18 de diciembre, con motivo del Día Internacional del Migrante, nos reunimos para celebrar la riqueza que supone el encuentro entre diferentes culturas, desde el respeto, la igualdad y la solidaridad.   

Este encuentro fue la guinda final de las actividades de sensibilización que habíamos estado haciendo, durante la semana, en los institutos Almina y Puertas del Campo de la mano de las asociaciones Maakum y el Centro San Antonio.

Un equipo de voluntarios/as de las tres asociaciones pudimos realizar dinámicas de conocimiento y de intercambio con los alumnos para acercar la realidad migratoria y visibilizar que, detrás de la “fachada” con la que nos presentamos, hay que aprender a mirar a la persona y descubrir la riqueza que hay en cada uno de nosotros y en los demás.

¡Esta sensibilización fue muy especial y nos quedamos con ganas de seguir compartiendo con los jóvenes de Ceuta!

Al acto de la Plaza de los Reyes nos reunimos más de 150 personas. Fue una gran celebración en la que hubo un momento de intercambio y conocimiento entre los que participábamos que finalizó al son de “Madre tierra” de Chayane bailando todos juntos una coreografía que habíamos estado ensayando las semanas anteriores.

Fue un momento solidario entre la población inmigrante y la población ceutí, donde cada uno de nosotr@s pudimos expresar con nuestras palabras y nuestros gestos que todos tenemos riquezas, que todos somos iguales en derechos y dignidad.

Semanas más tarde seguimos tarareando la canción, recordando aquella tarde tan llena de energía y sonrisas.

Plantando una semilla.

El día 13 de este mes recibimos la visita de un grupo de adolescentes de 13 años que venían de Samassi (Cerdeña).

Gracias a la iniciativa impulsada por el ayuntamiento de esta localidad y, más concretamente, por su alcalde, Enrico Pusceddu, estos jóvenes tuvieron la oportunidad de conocer un poco más de cerca la realidad migratoria de Ceuta.

No sólo visitaron la valla, en los puntos de la frontera del Tarajal y la parte de Benzú, sino que también pudieron charlar con nosotros para explicarles quiénes somos y las acciones que llevamos a cabo.

Además, también pudieron participar en una de nuestras actividades diarias. Realizamos un intercambio lingüístico con el que pudimos conocernos desde una posición de igualdad al tener que aprender el idioma del compañero y enseñarle el nuestro.

La jornada no pudo finalizar mejor con la participación de todos en el Círculo del Silencio.

Qué suerte encontrarnos con personas con la capacidad de reconocer la importancia de sensibilizar a los más jóvenes y apostar por ello.

Qué suerte poder compartir experiencias que ayudan a aprender de los demás y siembran una semilla de solidaridad y empatía en aquellos que son el futuro de esta sociedad.

Y qué suerte será poder volvernos a encontrar con nuestros nuevos amigos, hermanos.

Celebramos el día de la Mochila en Ceuta.

El mes pasado la familia Elin celebró el día de la Mochila con una excursión al Parque de San Amaro.

«El día de la mochila» es una costumbre ceutí muy antigua que nació cuando las familias tenían que ir a visitar a sus difuntos al cementerio, o a aquellos que tenían familiares en prisión el día de todos los santos. Nadie olvidaba preparar su «talega» llena de frutos secos para tener energía para todo el día.

Con el paso del tiempo, dicha costumbre se convirtió en un día en familia o con amigos, en el campo, disfrutando. Tal como hicimos nosotros.

Ese jueves hicimos una clase práctica por las calles de nuestra ciudad y fuimos preguntándo a la gente cuestiones para conocer mejor Ceuta. Fue muy bonito ver cómo, tras pocos meses estudiando español, podemos comunicarnos con muchas personas y relacionarnos con ellas.

En el Parque San Amaro nos juntamos todos los grupos y pusimos en común las preguntas que habíamos trabajado por el camino. Para terminar, hicimos algunas dinámicas que finalizaron en baile y alegría.

LA ALEGRÍA DE SER FAMILIA, DE ESTAR UNIDAS, DE SEGUIR ADELANTE LUCHANDO POR NUESTROS SUEÑOS.

CÍRCULO DE SILENCIO DEL MES DE NOVIEMBRE

Como cada mes, nos hemos vuelto a reunir en el Círculo de silencio.  Y esta vez de una forma especial, al contar con la presencia de 51 personas (jóvenes de 13 años y sus profesores) venidas desde Samassi (Cerdeña).
Y todos juntos, en silencio…en silencio hablamos, en silencio gritamos, en silencio denunciamos… Una vez más, hoy utilizamos el silencio como una forma de diálogo para apelar a las conciencias.
El miércoles día 6 de noviembre, siete entidades sociales, entre las que se encuentra la asociación Elín, han presentado un escrito al Ministerio Fiscal en el que exigen una investigación para determinar si varios videos elaborados y difundidos por el partido político Vox en sus páginas y redes oficiales con motivo de la última campaña electoral, pudieran incurrir en un delito de odio contra las personas inmigrantes.
Para las entidades firmantes del escrito, en estos vídeos se difunden mensajes claramente xenófobos y discriminatorios que promueven el odio hacia la población migrante, poniéndola en situación de grave peligro.
Concretamente en uno de ellos se criminaliza a un colectivo especialmente vulnerable, como son los/as menores migrantes sin referentes familiares. En dicho vídeo se emiten imágenes y testimonios de personas que han sido supuestamente agredidas por estos/as niños/as generalizando estas conductas violentas como algo intrínseco a la infancia migrante no acompañada.
También este mismo partido ha pedido aportar a la Policía los ficheros de Servicio Andaluz de Salud (SAS) donde están registradas las personas que tienen acceso a la atención sanitaria normalizada a pesar de estar en situación administrativa irregular.
Estaríamos hablando que, aproximadamente, unas 52.000 personas se verían afectadas por esta medida. VOX habría obtenido este dato de un comunicado difundido por el sindicado policial UFP que se difundió en diciembre de 2018.
El objetivo es claro: identificar a las personas en situación irregular con tarjeta sanitaria y deportarlas a su país.
Ante esta violación de la Ley de Protección de Datos y de los derechos fundamentales de los ciudadanos, unas 200 organizaciones hemos emitido un comunicado el pasado viernes para advertir a la Junta de Andalucía que emprenderemos «todas las vías administrativas y judiciales» a nuestro alcance si se sigue adelante con esta solicitud que se encuentra dentro del acuerdo firmado entre PP, Ciudadanos y VOX.
De nuevo, una vez más, el caso Tarajal queda archivado. Y ya van 3.
La titular del juzgado de instrucción número 6 de Ceuta, la misma que hace un mes acordó el procesamiento de los 16 agentes, ahora ha concluido el sobreseimiento provisional de la causa, por falta de acusación particular, ya bien sea por parte de las víctimas o sus familiares o de la Fiscalía que solicitó el carpetazo.
Sin embargo, las familias de seis víctimas del Tarajal, procedentes de Camerún, han solicitado en dos ocasiones su personación como acusación particular en el caso que investiga la muerte de sus hijos, pero el juzgado de Ceuta ha rechazado ambas peticiones.
Y mientras tanto se sigue blindando el Puerto de Ceuta con un muro de hormigón para hacer frente ante lo que consideran la “presión migratoria” de los decenas de niños migrantes no acompañados que merodean las instalaciones portuarias para cruzar a la península en busca de una vida mejor. El coste de las obras asciende, aproximadamente, a 2,3 millones de euros. La construcción de este muro es una muestra más al apoyo a los discursos xenófobos y racistas.
Desde hace ya más de un año, continúa la presión policial sobre las personas migrantes en el norte de Marruecos. Este hecho coincide con el compromiso de la Unión Europea de destinar a Marruecos 140 millones de euros para potenciar el control fronterizo.
Cada vez que Marruecos despliega sus agentes para alejar a grupos de migrantes de la frontera española, la consigna es clara, arrasar sus viviendas en mitad de la noche, despojarles de sus pertenencias en los montes y meterles en autobuses destino al sur con las manos esposadas. “No los podemos dejar en el norte”, reconoce el responsable de fronteras del país vecino. A cambio, millones de euros son extraídos de las cuentas de la Unión Europea.
A su vez el Gobierno de España se ha erigido como principal intermediario del país vecino en Bruselas con el objetivo de disminuir las llegadas a las costas españolas.
Por ello una vez más, hemos vuelto a ser testigos de cómo la falta de vías legales y seguras ha provocado la muerte de 9 personas que viajaban en la patera que volcó cerca de las costas de Lanzarote la semana pasada.
Sólo en Canarias, estas dos últimas semanas, han fallecido 13 personas migrantes.
Y desde aquí nos preguntamos qué más tiene que pasar para que no haya más muertos, ni más heridos, ni más sufrimiento innecesario.
Llamamos a la conciencia de todos los ciudadanos a implicarnos en el cambio hacia una sociedad más justa y solidaria ya que es una responsabilidad, que todos y todas compartimos.
Foto: El Faro de Ceuta
Foto: El Foro de Ceuta