CÍRCULO DE SILENCIO DEL MES DE ENERO

El pasado miércoles tuvo lugar el primer CÍRCULO DE SILENCIO del 2017. Queremos gritar una vez más, que nos sume en el desconcierto como cada día cada hora hay cientos de inmigrantes y refugiados en que se les sigue negando el derecho a buscar una vida mejor y más segura en países europeos donde sus derechos sean respetados.

         

Una vez más,  expresamos nuestro dolor por los sucesos ocurridos en la madrugada del 1 de enero en el perímetro de la valla fronteriza entre la Ciudad Autónoma de Ceuta y Marruecos. 

Consideramos que las medidas y actuaciones adoptadas en torno a la frontera únicamente consiguen incrementar aún más si cabe el sufrimiento, dolor y muerte de las personas migrantes y de los solicitantes de protección internacional. 

         

Crece nuestra impotencia ante las esperanzas truncadas de estas personas, que, en su penosa travesía de miles de kilómetros por el corazón de África, llevan a sus espaldas un largo historial de abusos, agresiones y precariedad extrema, mientras esperan la ocasión de llegar a Europa en busca de un futuro de dignidad y derechos para ellos y sus familias. 

Necesitamos un modelo de gestión de fronteras que no se centre únicamente en temas de seguridad, sino que también se comprometa con el respeto a la vida, la integridad personal y los derechos humanos. 

Es urgente, por ello, que todos nos preguntemos qué es lo que está fallando a la hora de articular una política de fronteras basada en los principios humanitarios y capaz de garantizar vías de acceso seguras a las personas que huyen de la miseria y la violencia que asola sus países. Reiteramos nuestro rechazo a las devoluciones sumarias.Según noticias que nos han llegado de Marruecos dos personas que intentaron entrar el día 1 han muerto u otra de ellas ha perdido un ojo.

           

Otro colectivo que queremos tener presente son los 50 millones de niños migrantes y desplazados que también están expuestos a sufrir algunas de las peores formas de abusos y otros daños. A menudo, están a expensas del contrabando humano y suelen caer en las redes de los tratantes y otros criminales. A muchos se les somete a formas extremas de abusos y privación durante sus viajes. Ayudar a los niños y niñas desplazados y migrantes a escala local y mundial es una responsabilidad que todos compartimos y para detener estas violaciones es necesario:

– Proteger a los niños refugiados y migrantes, especialmente a los no acompañados, de la explotación y la violencia.

– Mantener unidas a las familias como la forma más adecuada para proteger a los niños y concederles un estatus legal.

– Mantener estudiando a todos los niños refugiados y migrantes y darles acceso a la salud y a otros servicios de calidad.

– Insistir en la necesidad de abordar el fenómeno migratorio desde las causas que lo provocan.

– Promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginación en los países de tránsito y de destino.
             

Apelamos, también, al dictamen del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que ya en 2015 advirtió que la enmienda a la Ley de Extranjería aprobada en su día no avala las devoluciones automáticas, además de recordar el imperativo formulado para que España cumpla en esta materia sus obligaciones internacionales con el respeto a los derechos humanos. No queremos acostumbrarnos al inmenso sufrimiento humano del que somos testigos a diario en las vidas de tantas personas que siguen llegando desde África y que intentan acceder a Europa en busca de una vida segura y digna.

Hacemos un llamamiento a la  ciudadanía para mantenerse alerta ante las causas de esta sangrante realidad humana y trabajar juntos para evitar esta inhumanidad del alambre, y para que su dolor y sufrimiento no se conviertan en una rutina deshumanizadora.

No olvidamos que detrás de estos flujos migratorios, en continuo aumento, está siempre la INHUMANIDAD de un sistema económico injusto en el que prevalece el lucro sobre la DIGNIDAD de la persona y el bien común. 

           

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *