CÍRCULO DE SILENCIO – MES DE MARZO.

Ayer, segundo miércoles de marzo, tuvo lugar el Círculo de Silencio, acto de solidadidad con las personas migrantes y refugiadas en el que participamos todos los meses. 

Nos reunimos alrededor de unas 90 personas; esperamos que la participación aumente cada mes y las conciencias sigan despertándo.

Hoy en silencio queremos expresar una vez más que nos sume en el desconcierto como cada día, cada hora,hay cientos de inmigrantes y refugiados en que se les sigue negando el derecho a buscar una vida mejor y más segura en países europeos donde sus derechos 
sean respetado.

Queremos una Europa humana y solidaria, no sólo responsable y fiel a la legalidad y al derecho humano de asilo, sino también de una Europa que reconoce su responsabilidad en el drama de las personas refugiadas.


Las personas refugiadas huyen de la guerra, la persecución y el hambre, situaciones de las que los gobiernos de la Unión Europea son directamente responsables por su complicidad con otros actores y con terceros países involucrados directamente en el conflicto, en el comercio de armas y en las intervenciones militares en los países de origen.

Hoy nos unimos al  comunicado, publicado ayer 8 de Marzo de 2016: por entidades de acción social de la Iglesia de España y con ellas hacemos publico el rechazo al acuerdo suscrito entre la Comunidad Europea y Turquía para resolver el problema de los refugiados a la vez que expresamos nuestra consternación  y nuestro más absoluto rechazo este acuerdo, que permitirá devolver a territorio turco a todos los refugiados que en los últimos meses han llegado a Europa desde las costas del Egeo. Un acuerdo inédito, que supone un giro radical en la política migratoria y un serio retroceso en materia de derechos humanos.

De hecho, la Unión Europea ha decidido comprar, con el desembolso de una partida extraordinaria de 3.000 millones de euros adicionales y otras contrapartidas, al Gobierno de TURQUÍA, para que contenga a los refugiados fuera de las fronteras comunitarias europeas y para permitir también la devolución —incluso colectiva— a Turquía de todas las personas refugiadas que llegan a la Unión Europea.

Con ello, la imagen de una Europa de los mercaderes vuelve a emerger como escandaloso colofón a la larga serie de acciones caóticas, confusas y represivas que en los ultimos meses vienen adoptándose contra los refugiados en la Frontera Este. 

El acuerdo adptado con Turquía VIOLA LOS CONVENIOS INTERNACIONALES EUROPEOS ratificados por los Estados miembros que prohíben expresamente la devolución de personas que son objeto de persecución o víctimas de guerra. Es, por tanto, INAPLICABLE. Además, supondrá un incremento mayor si cabe del inmenso salldo de sufrimiento, dolor y muerte por parte de quienes siguen arriesgando cada día su vida mientras buscan bienestar, seguridad y protección a las puertas de Europa.

Pedimos a los Estados miembros que defiendan la Convención de Ginebra y se atengan a los valores proclamados en sus constituciones. Instamos, una vez más, a la UE a que ofrezca CANALES LEGALES Y SEGUROS para acceder a nuestro territorio, garantizando la PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS y la DIGNIDAD de estas personas que huyen del terror y la desesperación. 

Por ello, expresamos nuestro rechazo inequívoco a este acuerdo, que condena a todos los seres humanos – mujeres y niños en su mayoría- a ver cercenados sus anhelos de libertad.

También queremos denunciar las violaciones de DERECHOS HUMANOS que se están realizando en Marruecos, donde las fuerzas de seguridad marroquí están persiguiendo, maltratando y deportando a los inmigrantes que se encuentran cerca de las fronteras con Ceuta y Melilla, a la frontera de Mauritania, en pleno desierto y en situación de abandono. 


QUE NUESTRO SILENCIO SEA LA VOZ DE TODOS LOS QUE ESTÁN PADECIENDO ESTAS INJUSTICIAS. PIDIENDO SOLIDARIDAD Y DERECHOS HUMANOS PARA TODOS Y TODAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *