Tragedia cerca de Isla Perejil… Reflexiones

Foto realizada por EL FARO CEUTA, 3.10.2014

Dignidad, Libertad, Justicia

Queridos compañeros, que los sueños que dejáis en estas aguas, sirvan para hacer reflexionar y recapacitar a todas aquellas personas que desprecian las vidas ajenas. Que vuestras muertes sirvan para llenar de vida, de fuerza, de valor y dignidad a los que os acompañaron y a todos aquellos que están del otro lado. Que todo esto sirva para que no siga ocurriendo más, para que se hagan políticas justas que respeten los derechos humanos.
Porque Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. (Artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
Porque Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.Tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país. (Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
“Dejad que la libertad reine. El sol nunca ha iluminado un logro humano más glorioso”, Nelson Mandela.

Irene

Sin nada, sin nombre…
Esta mañana en el periódico local, día 2 de octubre de 2014, tragedia cerca de la Isla Perejil: una embarcación con 10 inmigrantes naufraga en el mar. Dos cuerpos son hallados sin vida, 8 personas de Senegal. Solo se saben dos nombres de esas 10 personas pero no se sabe a quienes corresponden. En sus países sus familias, amigos y conocidos tal vez todavía no sepan de la tragedia, de la pérdida de un ser querido a tal gran distancia… 
En la oscuridad del mar, en la soledad del mar, se hunden los sueños de las personas que luchan por conseguir una vida mejor. Es la lucha contra barreras, aquellas geográficas y aquellas impuestas por el hombre… Tanta pobreza de la que escapar, tantas injusticias por las que luchar, tantas fronteras que cruzar… En el mundo pequeños hombres se hacen grandes y con fuerza alzan sus miradas hacia el horizonte en busca de una vida mejor. Por ellos, por sus familias, emprenden un arriesgado viaje.
Aquellos que estaban en el entierro bien lo saben. Ante ellos los cuerpos que reflejan el trágico destino que ellos lograron sortear…
Rezan por sus almas, por sus familias, por aquellos en el camino de la migración, por aquellos que emprenderán el viaje… Cada uno de nosotros, en círculo alrededor de dos cuerpos sin vida, cuerpos sin nombre, unos pedimos a la vida, otros pedimos a Dios.

El susurro del rezo estalla con el sonido de las lápidas, en el silencio suenan los bruscos impactos de la madera contra el cemento…
Recuerdas que no hay vuelta atrás, que todo acabó para esos hombres, sin nada, sin nombre…
Recuerdas a esos inmigrantes que con sus brazos alzaban los cuerpos hacia la oscuridad del descanso eterno.

Llega el momento de irnos…

El horizonte, el mar… Ese mar lleno de sueños hundidos, de vidas que descansan en sus aguas. Rompen las olas contra las piedras, como bofetadas de la realidad a la tierra… ¡DESPIERTA! A lo lejos la intensa bruma gris, entre las nubes y el mar el color del sol brilla como pequeño brote de esperanza… Para que este mundo cambie, para que este mundo despierte.

Victoria
¡Ya basta! 

…demasiadas muertes, demasiadas pérdidas y por supuesto demasiada impotencia, tristeza y desesperación. La búsqueda de una vida mejor no puede suponer un precio tan alto..ante tanta desesperación hay un sinfín de preguntas que bombardean nuestras cabezas ¿quién ha hecho estas leyes tan llenas de muerte? ¿Por qué lo permitimos? Y aun peor…¿cuántos más tienen que perder la vida para que la cordura impere? Desde la frontera sur lanzamos un grito desesperado que aboga en pro de los Derechos Humanos por encima de cualquier legislación o acción política. NO MAS MUERTES EN EL ESTRECHO, NO MAS MUERTES EN LAS FRONTERAS !!!

Pili

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *