CÍRCULO DE SILENCIO DE JUNIO.

Ayer, de nuevo, nos volvimos a manifestar en este círculo de silencio para denunciar la vulneración de los Derechos Humanos y las injusticias que cada vez más personas sufren por ser inmigrantes y refugiadas.

En la Isla de Lesbos, Grecia,más de diez mil refugiados e inmigrantes se encuentran atrapados en un centro donde solo tienen cabida tres mil; mientras esperan se resuelva su petición de asilo o su deportación a Turquía, según el acuerdo de la Comunidad Europea.

El cierre de los puertos italianos a un buque de rescate con 629 personas refleja la ineficacia de los Estados miembros para abordar la llegada de migrantes. La nave Aquarius lleva, en estos momentos, al numeroso grupo de personas rescatadas por Médicos Sin Fronteras a Valencia. Ante el riesgo de viajar durante días, el Centro de Coordinación de Salvamento de Roma ha propuesto dividir a estas personas en otros dos buques para poder llegar a valencia con suministros suficientes, según informa Sos Mediterranée.

Navegan en el mismo mar en el que, al menos, 46 personas han muerto ahogadas y 16 permanecen desaparecidas tras el naufragio de la embarcación en la que trataban de alcanzar la costa de Yemen desde Somalia la pasada semana, según ha informado la Organización Internacional para las Migraciones. Las muertes registradas hasta el pasado 27 de mayo en la Ruta del Mediterráneo Occidental supera las cifras de los cuatro años anteriores, y van en aumento…

 

En Andalucía han sido testigos de la llegada de cerca de 3.400 inmigrantes sólo en mayo. Las ONGs vemos cómo el Gobierno español lleva días improvisando la acogida a estas personas y abandonando, a su propia suerte, a centenares de ellas, recién llegadas a diversas localidades de esta comunidad. Estamos viendo la notable precariedad de los dispositivos de atención humanitaria, que no es merecedora de tal nombre. Ejemplo de ello, el pasado jueves, un grupo de unos 15 subsaharianos, deambulaba de madrugada por las calles cercanas al muelle de Cádiz en busca de un locutorio, otro grupo de 21 personas tuvieron que recorrer los 14 kilómetros a pie hasta la comisaría de San Fernando.

 

En Ceuta, la madrugada del pasado miércoles cerca de 400 personas intentaron entrar en nuestra ciudad. Hacía meses que no podían acercarse tanto al monstruo de alambre y concertinas. Unos 200 lograron llegar y acercarse a la valla. Pero solo lo consiguieron siete personas. De las cuales, tres tuvieron que ser trasladadas al hospital por la gravedad de sus heridas. Cortes y desgarrones causados por las políticas migratorias que tenemos las cuales priorizan el control de las fronteras creando muros cada vez más sangrantes.

También, recordamos a los muchos que no lo consiguieron y han sido trasladados al hospital de Tetuán y que, según sabemos por la ONG Manos solidarias, son jóvenes con manos con cortes, brazos y piernas fracturadas, daños físicos tras otra devolución en caliente.

 

Ayer, desde este círculo de silencio, exigimos compromiso político para evitar más muertes y heridos en lo que se ha convertido la gran fosa europea EL MAR MEDITERRANEO Y LAS FRONTERAS DE CEUTA Y MELILLA.

 

Además de, vías legales y seguras que no vulneren de manera sistemática los derechos que todos y todas tenemos como personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *