«DE ESPALDAS…»

Vivimos de espaldas…
de espaldas a una FRONTERA que mutila cuerpos,
de espaldas a unas CONCERTINAS que desgarran la piel de los jóvenes que quieren ejercer su derecho a circular libremente,
de espaldas a una VALLA que arroja al vacío a cuerpos desde los 6 metros,
de espaldas a LOS DERECHOS HUMANOS. 

 
Foto: Quino (El Faro)
 
 
La madrugada del pasado miércoles cerca de 400 PERSONAS intentaron entrar en Ceuta. Hacía meses que no podían acercarse tanto a aquel monstruo de alambre y concertinas. 
 
Unos 200 lograban llegar y encaramarse a la valla. Prueba de ello vemos prendas de vestir entre ambas…
 
Foto: El Faro
…Pero sólo lo consiguieron siete personas. De las cuales, tres tuvieron que ser trasladados al hospital por la gravedad de sus heridas.
 
Cortes y desgarros causados por las políticas migratorias que tenemos, las cuales priorizan el control de sus fronteras, creando muros cada vez más sangrantes.
 
Desde Ceuta, pensamos mucho en los que no lo consiguieron, en los que han sido trasladados al hospital de Tetuán y que, según sabemos por la ONG Manos Solidarias, eran jóvenes con manos cortadas, brazos y piernas fracturadas, daños físicos y psicológicos tras otra DEVOLUCIÓN EN CALIENTE.
 
                                                     Foto: Manos Solidarias
 
                            Foto: Manos Solidarias
 
Desde la Asociación ELIN denunciamos estas prácticas ya normalizadas e invisibles en esta Europa Fortaleza, prácticas contrarias a la normativa europea de Asilo pues expulsan sin identificación previa a los migrantes que han logrado saltar las vallas fronterizas. 
 
Pedimos la retirada de las concertinas instaladas desde 2005, las mismas que en 2009 causaron la muerte de un joven y que continuamente dejan marcas imborrables…
 
Exigimos compromiso político para evitar más muertes en lo que se ha convertido en la gran fosa común europea, el Mar Mediterráneo; para crear vías legales y seguras; para no vulnerar, de manera sistemática, LOS DERECHOS QUE TODOS Y TODAS TENEMOS COMO PERSONAS.
 
Para terminar, como canta Pedro Sosa…
«a ver si Europa se entera, que no hay quien ponga barreras al sueño de la Esperanza…
que el alma se aferra a un sueño…»
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *