Elín participa este fin de semana en acciones en Madrid y Sevilla

El pasado sábado, 17 de marzo, tuvo lugar en Madrid una mesa de experiencias que organiza el Grupo de Acción Comunitaria dentro del Curso ” salud mental en situaciones violencia política y catástrofes”, más concretamente en el módulo de Migración.
El objetivo de participar en esta iniciativa era poder compartir experiencias de Nador, Ceuta y Madrid, y reflexionar de manera colectiva dentro del marco psicosocial. 
Nos gustó mucho presentar “Elín”, hablamos sobre nuestra filosofía, los objetivos, las actividades e hicimos una contextualización sobre Ceuta y la Frontera Sur.
Fue muy interesante escuchar a Esther Fraile quien nos hablaba de la Delegación diocesana de migraciones en Nador, a Carlos Bargueiras quien nos contaba su experiencia con el grupo LGTBIQ en la Fundación La Merced y a Patricia Fernández quien nos emocionó con su testimonio del proceso en el Tarajal junto con Caminando Fronteras.
Mientras tanto en la Feria Anarquista del Libro en Sevilla, Elín participó en una mesa redonda sobre la “represión a activistas pro derechos humanos en la frontera sur” junto a José Palazon de PRODEIN – Melilla y Ernesto Maleno de Camninando Fronteras. Desde nuestras diferentes perspectivas presentamos la situación de derechos humanos en la frontera sur. Compartimos la largas experiencias que tiene Elín en Ceuta, PRODEIN en Melilla y caminando Fronteras en Marruecos con el público muy interesado de la Feria y ns unimos una vez más en la lucha contra las violaciones de los derechos humanos de todxs lx migrantes.

COMPAÑER@S DE RUTA…

Ayer recibimos una visita muy especial: Compañeros y compañeras de APDHA y otras entidades europeas vinieron a Ceuta porque están realizando un proyecto llamado “The Route of Solidarity”-La ruta de la solidaridad- en el que pretenden aumentar el número de ciudadanos/as activos/as que fomenten y promuevan la inclusión y la comprensión entre las personas migrantes y refugiadas y la sociedad europea.
El encuentro tenía como finalidad conocernos e intercambiar, actualizar y ampliar conocimientos sobre la realidad de la migración en cada uno de los diferentes países.
Fue muy positivo para todos y todas, nos sentimos muy bien pudiendo contarles cómo es la realidad de Ceuta, pudimos plantear las cuestiones importantes para nosotras y compartimos una estupenda cena.
¡Gracias por recordarnos que no estamos solas, que somos muchas personas las que luchamos por una acogida real, que la Europa que queremos no es la de las concertinas y las vallas!

CÍRCULO DE SILENCIO DEL MES DE MARZO.

Ayer, segundo miércoles del mes de marzo, en silencio una vez más, nos volvimos a reunir en Ceuta para defender la dignidad de las personas inmigrantes, pisoteada por las políticas migratorias españolas y europeas. Hoy especialmente estarán presentes en nuestro círculo los menores migrantes.


Hace una semana hemos sido testigos de la muerte de una joven guineana de 17 años en las costas de Ceuta, una niña, cuyos sueños y toda la vida que llevaba por delante se enterraron con ella. Es una de las incontables niñas, niños y adolescentes migrantes y refugiadas que perdieron la vida en su camino hacia una vida en seguridad. Según afirma UNICEF, “en el mundo hay más de 50 millones de niños desarraigados. Cada vez son más los que son abandonados o buscan refugio y oportunidades. Cruzan fronteras engañados y forzados por redes de trata de seres humanos. Estos niños están en la diana de la vulnerabilidad. En lugares de todo el mundo y de Europa, muchos niños y niñas migrantes y refugiados siguen perdiendo la vida en el camino, sufren explotación y violencia de forma sistemática, afrontan barreras para acceder a la educación o la salud, son detenidos, rechazados, y también discriminados tanto en la ley, como en la práctica. A pesar de esta evidente realidad, la tendencia de las políticas migratorias sigue la de siendo recortar esa protección, en lugar de reforzarla. Hay demasiadas lagunas y zonas grises en las leyes de inmigración, que dan pie a numerosas vulneraciones de derechos de la infancia.”

El Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas acaba de publicar en febrero un informe en el que urge al Gobierno español a modificar el marco de actuación con menores extranjeros no acompañados y a adoptar medidas para asegurar que los niños que llegan a la frontera sean correctamente identificados como tales en la frontera, a mejorar su acceso al procedimiento de asilo y a garantizar las condiciones de vida adecuadas en los centros donde se les aloja, especialmente en Ceuta y Melilla. El informe denuncia también la devolución en caliente de menores al no identificar debidamente su edad en las frontera de Ceuta y Melilla.


En Ceuta, son los niños en situación de calle los que están más desprotegidos y los que sufren mayor exclusión social. Llegan a nuestra ciudad con el firme deseo de pasar a la península y en la calle carecen de asistencia social y sanitaria. Ante la desprotección de esos menores y sus derechos, confiamos en que las medidas adoptadas por las autoridades Ceutíes no sean solo policiales sino, y sobre todo sociales, velando por los derechos de esos menores. Que las respuestas represivas no conviertan en “niños peligros” a estos “niños en situación de riesgo y peligro”.

Las niñas, los niños y adolescentes migrantes y refugiados siguen siendo los más perjudicados de la mala gestión de la migración y la negación del derecho al asilo, ya que necesitan una protección especial que se les está negando. Por eso hoy, con nuestro silencio, nos unimos a la llamada de parte de la ONU al gobierno español y reclamamos el respeto incondicional de los derechos de las niñas y los niños migrantes.

Actividad sobre los Valores…

En este día, queríamos resaltar la cantidad de valores que compartimos cada día y su importancia para vivir con dignidad. A través de diferentes actividades pudimos constatar que hay cosas que son más importante que el dinero para ser feliz, sin las cuales no podemos vivir.

Empezamos haciendo una lluvia de idea, a la que le pusimos el nombre de “lista que no se puede comprar con dinero”; cada uno iba diciendo diferentes valores, como pueden ser: salud, amor, felicidad, justicia, dignidad, acogida, la fe, compañerismo, respeto… ¡Todos queríamos participar!

Puestos en común los valores que creíamos importantes, nos dividimos en pequeños grupos. Cada persona del grupo tenía dos círculos, uno naranja y otro azul, el azul representaba los valores que buscamos en la vida, y el naranja los valores que encontramos en Elín. Después, explicamos por qué para nosotros eran muy importante esos valores.

Finalmente, con la ayuda de todos, formamos la palabra Elín, con los círculos trabajados anteriormente. En nuestras caras se reflejaba la ilusión y las ganas de querer participar en la construcción de la frase. Una vez más nos dimos cuenta de la gran importancia que tiene para nosotros sentirnos valorados y útiles, aunque sea en pequeños detalles.

Un día en familia…

Como es costumbre, cada semana hacemos un encuentro en la familia Elín. En esta ocasión contamos con la visita de un grupo del colegio de Sevilla de los Claretianos.
Para facilitar la convivencia y seguir compartiendo realizamos varias dinámicas para pasar la tarde y conocernos mejor los unos a los otros.
 
Fuimos pasando un hilo de lana de una persona a otra, el cuál simbolizaba la energía positiva que queremos trasmitirnos los unos a los otros, diciendo nuestro nombre y lo que más nos gusta hacer, de esta forma pudimos reforzar los lazos de amistad que hay entre todos nosotros.
Para generar un momento divertido, repartimos varias fotos de diferentes animales, en las que cada uno tenía que encontrar al resto de animales de su grupo, imitando el ruido y los gestos que este produce.
Una vez en grupos más pequeños, creamos un momento más íntimo entre nosotros, a través de un encuentro más personal, hablando sobre que deseamos estudiar y donde nos gustaría trabajar, con el objetivo de demostrar una vez más que de una forma u otra, todos tenemos y perseguimos los mismos sueños.
Que mejor manera, para terminar la tarde, que divertirnos haciendo una fiesta compartiendo una merienda y unos bailes, en las caras de todos se reflejaba la alegría y la euforia provocadas por el encuentro y las relaciones personales. Porque todos sonreímos en el mismo idioma.
Concluimos el encuentro cantando de todo corazón la canción “Ouvrez les frontières”, uniéndonos entre todos con un mismo objetivo, que se abran las fronteras. Manifestamos nuestra felicidad a través de un apretón de manos y una promesa, la de continuar nuestras relaciones de amistad.