Curso de derechos humanos e igualdad en Rabat

Hace más de 10 años que la Asociación Elín empezó a organizar grupos de voluntarios y diferentes actividades en Rabat. Muchas de las personas migrantes que emprenden su camino a Europa pasan por Marruecos con la intención de trabajar o de pasar unos meses antes de continuar el viaje. A menudo lo que debería ser un tiempo limitado se convierte en varios años, especialmente para las familias o las mujeres que tienen hijos a su cargo. Aunque la realidad en Rabat no es fácil para la comunidad de migrantes subsaharianos, un grupo de hombres y mujeres de varios países africanos trabaja activamente para defender sus derechos.
La semana pasada Elín coordinó la segunda edición de un curso sobre derechos humanos e igualdad de género. Armande, una voluntaria camerunesa que vive en Rabat, fue la encargada de impartir la formación a un grupo de 35 personas de distintas edades interesadas en aprender más sobre sus propios derechos y debatir sobre el rol del hombre y la mujer en la sociedad. De lunes a viernes, el curso profundizó en temas relevantes como el acceso a la educación de las niñas, la importancia de garantizar formación profesional a las mujeres y la necesidad de adquirir nuevas actitudes de igualdad en la familia.
Empoderamiento y formación
Lo más importante para Elín es seguir trabajando para que las personas migrantes que viven en Rabat tengan acceso a toda la información posible sobre su situación y, a la vez, puedan recibir formación. Por ese motivo, nos encargamos de formar a los voluntarios para que sean ellos mismos los que luego transmitan esos conocimientos y puedan organizar otros cursos de formación. 

La forma de trabajar de Elín siempre ha tenido por objetivo dar herramientas a las personas migrantes para que ellas mismas sean protagonistas de su propio proyecto. Con este grupo de hombres y mujeres procedentes de varios países como Costa de Marfil, Congo o Camerún, queremos transmitir valores de igualdad que contribuyan a construir relaciones positivas y respetuosas entre las personas. 

La delegación de Elín en Ceuta viajamos a Rabat para poder compartir la última sesión de formación y hacer la entrega de los diplomas. El próximo mes de octubre, el grupo de voluntarios de Elín en Rabat coordinarán más sesiones de formación para que cada vez más personas puedan adquirir conocimientos y habilidades por sí mismas. 

Celebramos el Día de África con los niños y niñas de Digmun

La Semana de África ha estado llena de actividades en Elín. Nuestro grupo del taller de música y otros miembros de Elín prepararon algunas canciones y ritmos para compartir con los niños y niñas de la Asociación Digmun. El miércoles por la mañana nos reunimos todos juntos en los Jardines de la Argentina para conocernos mejor a través de dinámicas de juegos y música. 
Empezamos diciendo nuestros nombres y lo que más nos gusta: cantar, bailar, leer, el chocolate… y rápido empezamos a jugar y cantar todos juntos. Pasamos una mañana muy agradable y nos dimos cuenta de que tenemos muchísimas cosas en común. Generalmente, los niños y niñas de Ceuta no conocen a los chicos y chicas de Elín, así que esta fue una oportunidad muy buena para conocernos e intercambiar un montón de sonrisas.

Todo a punto para el Día de África

El próximo día 25 de mayo celebraremos el Día de África con una fiesta especial en Elín. Queremos que sea un día para compartir, conocernos mejor y divertirnos, sintiéndonos orgullosos de las raíces que nos unen.
La mayoría de los miembros de Elín venimos de países africanos y sentimos África como nuestra madre, nuestra casa, pero cada país y cada región es muy distinta. Hablamos muchas lenguas, tenemos un pasado histórico diverso y muchas ganas de dar a conocer la riqueza cultural de nuestro hogar: música, danzas, gastronomía y mucha alegría para compartir.
Para poder preparar juntos la celebración, el jueves hicimos el primer concurso televisivo en Elín TV. ¿Cuál es el punto más alto de África? ¿Cómo se prepara un thieb, un plato típico senegalés? ¿En qué países africanos se habla portugués? Los presentadores hicieron un montón de preguntas a los participantes y lo pasamos muy bien intentando encontrar la respuesta correcta.
Ahora ya estamos organizados en grupos para preparar las actividades del próximo jueves. ¡Que paséis buen Día de África! 

¡Visitamos la biblioteca!

¡Esta semana ha estado cargada de cosas buenas!

El martes y el miércoles hemos ido a conocer la Biblioteca Pública de Ceuta. 

        
Queremos agradecer a Rosa, nuestra guía, su humanidad y buen trabajo, por abrirnos cada puerta y hacernos sentir bien. 

Paseamos por el centro de la ciudad, alguno se atrevió a pedir indicaciones a quien nos cruzábamos para poder llegar a nuestro destino. 

Una vez allí, nos explicaron la historia del edificio donde se encuentra construida una biblioteca muy especial, lugar donde conservan unos yacimientos del siglo XIV.

             

También hablamos de las diferentes plantas, los libros, músca, DVDs, CDs, periódicos,… que podíamos encontrar y cómo buscarlos.

En silencio, fuimos recorriendo cada rincón hasta llegar a la maravillosa terraza en el último piso, desde la cual, podíamos ver toda la ciudad Ceuta, la parte de Marruecos y la península. 

Observamos miradas al horizonte, miradas con ansia de vivir, con ansia de conocer, miradas con ansia de compartir. 

         

Nos sentimos parte de esta ciudad y por ello queremos recorrer diferentes lugares, conocerlos y sentirnos bien en ellos. 

La familia Elín está aqui, creciendo y descubriendo.


La música nos une

Este fin de semana ha sido muy especial para el grupo de música de la familia Elín. El sábado compartimos una mañana de canciones y bailes con los mayores que viven en la residencia Gerón.

Los chicos que participamos en el taller de música llevábamos ya varios días ensayando con ilusión un repertorio de tres canciones que para nosotros expresan lo que más nos gusta de la música: compartirla


La primera de las canciones que interpretamos fue “I believe in you”, del cantante congoleño Lokua Kanza, que reivindica la fuerza que todos tenemos dentro. Creer en uno mismo es lo más importante para hacer realidad nuestros sueños y, aunque a veces no sea fácil, siempre encontraremos a alguien que nos recordará que debemos creer en las personas que nos rodean.

La segunda canción que interpretamos es “C’est la vie”, del cantante camerunés Henri Dikongué. La elegimos porque es un homenaje a las madres que nos dieron la vida. Somos afortunados de haber nacido y de estar vivos y para nosotros es muy importante dar valor a la vida. 

Une naissance, un cri
Une douleur, un bruit
Un cœur très doux ami
Un cœur qui bat, la vie

(Un nacimiento, un grito de dolor
un ruido, un corazón muy dulce
un corazón que late, la vida)



La tercera canción la preparamos en español para que todos los mayores pudieran participar. Se trata de “Color esperanza”, un grito positivo que nos invita a dejar atrás los miedos y pensar en el futuro. 




Hemos disfrutado mucho con este público tan agradecido. Muchas gracias por invitarnos, esperamos volver pronto y pasarlo así de bien con todos vosotros y vosotras!

CÍRCULO DEL SILENCIO DEL MES DE MAYO

Como todos los segundos miércoles del mes, nos reunimos el día 10 en la Plaza de la Constitución con el objetivo de hacer una denuncia social y concienciar a la población ceutí de una forma diferente. El silencio y la reflexión son nuestra forma de reivindicar, una vez más, nuestra condena a las políticas de migración de España y de la Unión Europea, que se traducen cada día en más muertes.

El Parlamento Europeo ha presentado hace unos meses la creación de un Fondo Fiduciario de Emergencia de 1.800 millones de euros para África en materia de cooperación (consultar documento aquí). A simple vista, esta propuesta podría parecer una idea acertada de Bruselas, ya que la cuantía de ese fondo se dedicaría a países como Uganda, Camerún, Mali o Senegal. Sin embargo, cuando se analiza a qué se dedicará concretamente el dinero, la idea se convierte de golpe en una decisión perversa y repulsiva; en lugar de poder destinarse a proyectos de educación, de saneamiento y agua, o políticas de salud pública, se dedicará a que determinados países actúen de policías en las fronteras de la UE. Se prioriza la seguridad, la consolidación de la Europa fortaleza, a la reducción de la desigualdad. 

Estamos también ante un nuevo episodio de la externalización de fronteras, como la que se da en Turquía, Túnez o Marruecos. Donde se utilizan los países más empobrecidos, en guerra o con dictaduras criminales. Hablamos, entre otros, de Eritrea, Somalia, o Sudán. Estados que recibirán parte de los 1.800 millones para que impidan a los migrantes o refugiados salir de su país, que si ya han salido, les impidan el tránsito, o que los acepten de vuelta una vez sean deportados desde Europa.

Es un fondo de chantaje y, como el acuerdo entre la UE y Turquía, un contrato de servicios. La UE está dispuesta a seguir dando fondos a gobiernos corruptos, autoritarios y que violan permanentemente los derechos humanos, como por ejemplo Sudán, cuyo presidente está perseguido por el Tribunal Penal Internacional.

La Unión Europea vuelve a pagar a cambio de que estos países repriman y controlen los flujos migratorios sin importar lo que hagan para ello. 

Muchas veces, desde organizaciones de defensa de los derechos humanos, se ha insistido en que había que actuar en el origen de la migración para resolver las causas reales del empobrecimiento de los países de origen. 

Esas causas son: 

  • La explotación y el expolio de recursos humanos y naturales por parte de las multinacionales.
  • El acaparamiento de tierras.
  • El apoyo de la UE y sus Estados miembros a gobiernos corruptos y autocráticos.
  • El negocio de las armas.
  • Las consecuencias perniciosas del pago de la deuda externa.

La comunidad Europea sigue apoyando la encarcelación en los CIEs de personas migrantes sin que hayan cometido delito alguno y la deportación y expulsión forzada de personas. Parece que es necesario recordarle algo tan básico como que migrar es un derecho humano de toda persona y que dar asilo es nuestra obligación.

Concretamente en España, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado que abrirán tres nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) en España, en Madrid, Algeciras y Málaga. Las condiciones de los CIE llevan años siendo denunciadas por numerosas ONG y por la Defensora del Pueblo. En diferentes informes las organizaciones han documentado malos tratos, hacinamiento, incomunicación e indefensión legal de los internos y ausencia de asistencia sanitaria permanente. Cada vez más colectivos sociales y partidos políticos exigen el cierre definitivo de los CIE ya que entienden que la propia privación de libertad por una falta administrativa es una vulneración de derechos humanos en sí misma. 

Traslado forzoso de un grupo de migrantes de Argelia

Además, queremos denunciar la decisión reciente de trasladar un grupo de personas migrantes de Argelia del CETI al CIE de Madrid. Este traslado ha sido forzoso, sin ningún tipo de garantía ni información, y es muy probable que se les deporte de forma inminente. Su futuro ahora mismo es muy incierto. 

Por todo esto, lanzamos de nuevo este grito en silencio. Desde la Frontera Sur denunciamos e informamos sobre estas vulneraciones de Derechos Humanos que pasan desapercibidas, y nos convierten en una sociedad cómplice de esta realidad. ¡PENSEMOS, SOLIDARICÉMONOS, ACTUEMOS!