LA TERNURA NO ENTIENDE DE MUROS, SE CUELA POR LAS GRIETAS.

Hoy viernes 17 de junio, Elín ha vuelto a la infancia. Hemos tenido la suerte de compartir una actividad con los niños de la Asociación Digmun

       

Estos niños y niñas asisten diariamente al Centro Cultural Al Idrissi de Ceuta para aprender ya que, por su situación legal no pueden ser empadronados y por tanto, escolarizados

El derecho a la EDUCACIÓN es un derecho fundamental de todos los seres humanos, es un derecho vital para el desarrollo de cualquier persona, y no nos hace falta irnos al pueblo más recóndito de África para ver que no siempre, se respeta… 

Nos han invitado a su clase y nosotros les hemos enseñado a hacer pulseras con lanas. Empezamos realizando algunas dinámicas para empezar a conocernos, pero, con los niños todo es mucho más fácil. Después de un juego, ya nos sentíamos amigos. 

Fue muy bonito observar cómo las reacciones de los más pequeños iban cambiando, al principio algo más reservados con la visita…pero poco a poco, se creó un intercambio precioso.

          

Muchos de los chicos de Elín nos comentaban después que, si pudieran, harían eso cada día. Y muchos de los niños preguntaban: ¿Cuándo vuelven?

Y es que, estas experiencias son las que nos hacen CRECER.

Porque… LOS MEJORES MAESTROS, SON LOS NIÑOS. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *