CÍRCULO DE SILENCIO DEL MES DE JUNIO EN CEUTA.


El pasado miércoles, como segundo miércoles de mes, participamos en el Círculo de Silencio de nuestra ciudad leyendo este comunicado:

Esta tarde “podríamos” suspender el COMUNICADO INICIAL y estar todo el tiempo en silencio. Nos faltan las palabras para describir todo lo que está sucediendo con los MIGRANTES y REFUGIADOS que huyen de sus países, intentando llegar hasta EUROPA.

Las palabras ya no nos sirven, están tan manoseadas, hemos dicho tantas veces lo mismo, que pareciera que ya no expresan lo que queremos decir y denunciar.

Se ha dicho y se ha denunciado… que es ¡UNA VERGÜENZA! …  que los dirigentes y responsables de los gobiernos de la UE ofrecen el rostro más INHUMANO e INSOLIDARIO de EUROPA… que se está globalizando la INDIFERENCIA… y… que somos insensibles al dolor y al sufrimiento de tantos millones de personas que viven en una auténtica emergencia humanitaria.

Sólo nos queda el grito rebelde y contenido del SILENCIOpara denunciar todo lo que está ocurriendo en estos últimos días:

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) afirmó que, en la última semana del mes de Mayo han muerto «al menos 1.000» personas en el Mediterráneo en diversos naufragios, según han podido constatar después de hablar con los supervivientes. 

El pasado 3 de junio, fue un viernes trágico, con la aparición de 117 cadáveres de naúfragos en una playa de Libia. Los cuerpos estaban abrasados por el sol y en avanzado estado de descomposición. Había, al menos, dos niños. 

De acuerdo con los cálculos de ACNUR, en lo que va de año, unas 200.000 personas han emprendido el viaje hacia las costas europeas, huyendo de las guerras, del hambre, de la injusticia, emprenden un viaje hacia Europa desde Turquía, Libia, Egipto… zarpando en precarias embarcaciones… ya han fallecido 2.510 frente a las 1.855 que lo hicieron en las mismas fechas del año pasado. 

Tras el lamentable Acuerdo de la UE con Turquía, denunciado por centenares de ONGs, lo que ocurre en Libia es muy preocupante. En Libia se produce una feroz competencia entre los múltiples grupos de traficantes, en los que participan desde mafias locales hasta exmilitares y antiguos milicianos. Testimonios recogidos por Frontex hablan de la crueldad y la agresividad con la que los traficantes obligan a embarcar a mucha más gente de la que cabe y luego son abandonados a su suerte en ruinosas embarcaciones.

También se suceden los acontecimientos en la frontera de Marruecos con Ceuta. El espigón de Benzú ha vuelto a ser escenario, la pasada madrugada del 4 de junio, de un intento de entrada protagonizado por unos 150 inmigrantes subsaharianos. Llegaron al lugar en dos grandes grupos y en su amplia mayoría fueron interceptados por las fuerzas marroquíes. Nuevamente hubo «devoluciones en caliente» aunque un grupo de nueve personas pudo ser atendido y trasladado al CETI. Incluso «parece ser», según se ve en un vídeo, que «algunos» miembtos de las fuerzas marroquíes penetraron en la parte española de la valla, junto a las fuerzas españolas…. Son VULNERACIONES de los Convenios Internacionales y de los DDHH. Hay que denunciar que en la frontera, la normativa contenida en estos Convenios y los DDHH han de ser INVIOLABLES. 

Con nuestro silencio de esta tarde, queremos expresar el inmenso dolor y consternación ante las últimas tragedias humanitarias en el mediterráneo. En nuestro silencio y nuestra oración vamos a tener presente a tantos miles de migrantes y refugiados y sus familias que sufren estos dramas-

Una vez más, volvemos a manifestar nuestro más absoluto rechazo ante el Acuerdo alzanzado entre la UE y Turquía, algo que supone un giro radical en la política migratoria y un serio retroceso en materia de derechos humanos.  Un acuerdo que está provocando más tragedias y dramas. 

NO OLVIDAMOS QUE DETRÁS DE ESTOS FLUJOS MIGRATORIOS ESTÁ SIEMPRE LA INHUMANIDAD DE UN SISTEMA ECONÓMICO INJUSTO EN EL QUE PREVALECE EL LUCRO SOBRE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA Y EL BIEN COMÚN. 

       

Además, desde Elín elaboramos esta pancarta que colocamos en el suelo, con nuestras manos dibujadas en ella, simbolizando los sueños que se han ahogado en el mar Mediterráneo, la cantidad increíble de personas que han perdido la vida y nuestro más absoluto rechazo a esta situación. Defendemos los derechos de las personas migrantes y refugiadas, su derecho de libre circulación en busca de un futuro para ellas y sus familias, defendemos la dignidad de todos y todas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *