¡Gracias equipo ELIN!

El 23 de septiembre dijimos adiós a más de 50 personas, todos de ellos malienses, que tras tantos meses de espera han recibido su laissez-passer hacia la península. Desde la Asociación Elín queremos desearles toda la suerte del mundo a todos y cada uno de ellos, para que el camino hacia sus sueños, a pesar de su gran dureza, sea una senda hacia el crecimiento personal donde los valores sean la estrella que guíe sus caminos.
Queremos dar las gracias muy particularmente a nuestros voluntarios, Simakha, Sylla, Malé y Bakari (que está todavía con nosotros) por todo lo que nos han enseñado y aportado a nuestra Asociación. Nos sentimos muy orgullosos de que seáis parte de nuestra familia, porque estéis donde estéis, una parte de vuestra alma quedará para siempre en nuestra casa que es la de todos. Sois un ejemplo de superación, de voluntad y de humanidad y estamos convencidos de que todas las personas que os crucéis en el camino, sabrán apreciar vuestra bondad, vuestra fuerza y energía.
Caminante no hay camino, se hace camino al andar… Mirad hacia el futuro con esperanza y alegría, y todo vuestro esfuerzo al andar, se convertirá en paso firme hacia vuestros sueños.

De parte de la Asociación Elín… ¡GRACIAS!

Sin embargo, queremos alzar la voz y seguir luchando para que se respeten los DERECHOS de las personas,  derechos fundamentales que muchas veces son vulnerados y quedan silenciados en nuestra sociedad. Así pues, no entendemos por qué ha sido tan larga la espera del laissez-passer para decenas de personas de Mali que llevaban aquí muchos meses y en muchas ocasiones, casi un año residiendo en el CETI. Del mismo modo, tampoco encontramos explicación ni humana ni legal al por qué aquellas personas que se encuentran tramitando una solicitud de asilo y que reciben una tarjeta roja no pueden ejercer su derecho a la libertad de circulación puesto que legalmente esta tarjeta otorga este derecho fundamental en todo el territorio nacional.
Pero sin duda lo más alarmante, ha sido que 24 horas después de recibir la buena noticia del laissez-passer, se hizo pública una lista de 33 personas, todas de ellas de Mali, con el objetivo de trasladarlas a un CIE en la península… Dejando a un lado la injusticia de la simple existencia de centros de  internamiento donde se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito, POR QUÉ, cuál es el criterio por el cual estas personas tienen como destino un CIE si a otros como ellos se les otorga el LAISSEZ-PASSER?
Finalmente, os dejamos con las reflexiones de una de nuestras voluntarias sobre este arbitrario, abusivo e inaceptable hecho…




INMIGRANTES, PASES, PENÍNSULA, CIEs… CEUTA
(Cosas que sólo pasan en esta ciudad)

Porque existe este espacio, porque ya que lo uso intento aprovecharlo como espacio reivindicativo o al menos para ofrecer mi punto de vista sobre lo que ocurre a mi alrededor y, a veces, contar lo que debería contarse y no se cuenta…perdonen las formas.
Estos días han sido unos días de intensas emociones entre las personas que formamos parte de la asociación y más allá.
Por fin, después de muchos meses, para algunas personas de Mali ya un año de estancia en Ceuta (tiempo que se prolongó más de lo habitual debido al antojo de “las instituciones”), viviendo con la incertidumbre de cuando podré salir de esta dulce-amarga prisión, llegó la lista de lassez-passer para 53 Malienses. 
Alegría, euforia, nervios, lágrimas de ilusión y felicidad tuvieron lugar durante todo el día del lunes…¡fiesta! ¡El miércoles continuamos el camino!

Pero, como si en lugar de seres humanos fueran alimañas, o como si la estrategia consistiera en cargarse moralmente a las personas migrantes, como si no hubiesen tenido suficiente… el martes por la mañana aparece un listado de otros 30 malienses para enviar a CIEs de la península también el miércoles…
Toda la alegría del lunes desapareció, ilusiones derrumbadas, lágrimas, pero esta vez de tristeza…

¿Por qué? ¿Por qué esa discriminación negativa? ¿Por qué si yo soy maliense como él, yo quedo libre y él va a un CIE? ¿Por qué si se supone que todo sigue protocolos de acuerdos entre gobiernos y Mali no tiene acuerdo de repatriación con el gobierno español? ¿Por qué si no se han cometido delitos se van a prisión?

Nadie, ninguna de las personas que componemos esta red entendemos estas estrategias tan dañinas que sólo producen dolor sin sentido, sin lógica legal ni ética, sin necesidad. ¡Porque no responden a ninguna ley ni normativa!

Y para colmo sin tiempo para manifestar desacuerdo, pero sobretodo, con miedo a hacerlo por las consecuencias y represalias a nuestros compañeros del CETI… que pudieran retener en esta dulce-amarga prisión por más tiempo.

Porque estamos un poco solas en este lugar del que precisamente se habla en toda Europa.
Irene

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *